Después de un año tan complejo como el que hemos vivido, con tanta adversidad, incoherencia, caos y desconcierto, con tanto miedo y dolor… se acerca el final y es un momento de reflexión importante:

– ¿Cuál será tu gesto para brindar el día 31 de diciembre?
– ¿Cómo quieres entrar en el 2021?
– ¿Con qué disposición vas a comenzar el nuevo año?

Independientemente de las circunstancias adversas y a pesar de ellas, hay algo que siempre podemos elegir y es nuestra Actitud, ésa es nuestra mayor Libertad.
La vida es como un boomerang, te devuelve lo que le das,
por tanto, todo aquello que pidas debe ser todo lo que estás dispuesto a Dar:

– Si quieres Alegría, regala sonrisas y entusiasmo.
– Si quieres Amor, sé cariñoso y amable.
– Si quieres Pasión, vuelca emoción y compromiso.
– Si quieres Salud, cuida tus hábitos diarios físicos y mentales.
– Si quieres Paz, ofrece templanza y armonía.

Y así sucesivamente, porque tu Vida es sólo un reflejo de lo que eres y sientes por dentro.
Muchas veces nos olvidamos de cuidarnos, de querernos y de priorizarnos sobre muchos “deberes” que nos imponen las normas sociales o bien sobre lo que creemos que esperan de nosotros…
Nos cansamos, nos cabreamos, nos aburrimos o, incluso,
podemos llegar a enfermar…
Eso no es más que la Vida diciéndonos:

¡Para! Por ahí no es…
¡Cambia!
¡Deja de reaccionar a todo!
¡Deja de resistir en supervivencia !
¡Respétate!
¡Permítete ser quién eres!
¡Valórate!

Si comprendiésemos el mensaje de fondo, veríamos que todo problema o conflicto tiene su tesoro de aprendizaje escondido.

Sólo la adversidad nos pone tanto contra las cuerdas que,
si no nos bloqueamos, nos hace ver todos los recursos olvidados que hibernan aletargados y desaprovechados en nuestro interior.

2020 nos ha enseñado a vivir de otra manera, a mirar adentro de nosotros, a saber qué es lo que realmente queremos en nuestra vida,
a ver cuántas cosas que creíamos necesarias, pueden ser prescindibles…
Gracias 2020,
por todos tus reveses y contratiempos para espabilarnos,
por hacernos descubrir el potencial de capacidades que tenemos sin usar y también por obligarnos a reaprender a ser humanos.

Al 2021 yo le pido:
1- Fuerza en el Corazón para construir Vida con Amor.
¡Cuánta emoción y sentimientos tenemos por descubrir y sentir!

2- Aceptación Serena de lo que Es.
Capacidad de adaptación a los cambios y firmeza ante las dificultades.

3- Voluntad en el Alma.
La voluntad es la expresión definitiva del Deseo y el deseo es la vida en movimiento.

4- Gratitud inmensa por todo.
Caminar con ilusión, elegancia y gracia por el sendero de la belleza de la vida.

Esos cuatro deseos nos posicionan en Potencia:
“yo Soy, yo Puedo” y nos proveen de una Energía Sonriente perenne que brota de adentro y es capaz de dinamizar el mundo que somos porque Moverse es Vivir…abriendo puertas y creando caminos…
¿Qué le pides tú al 2021?

¡¡¡ PON UN SÍ A LA VIDA ESTE AÑO NUEVO !!!

Dra. Pilar Morán

A %d blogueros les gusta esto: