¿Qué es lo que sale de ti cuando la vida te exprime?
A veces las adversidades de la vida nos acorralan, nos presionan, no dejan margen de acción ni posibilidad remota de lucha…son esas circunstancias en las que no tenemos elección, donde no hay opciones ni salida… y aún así, cuesta aceptar porque nos resistimos a lo que ES.
Nos desgastamos en batallas perdidas de antemano, acabamos agotados, cabreados, sin energía ni fuerzas para nada y con profunda desolación interior… sin entender por qué la vida está diciendo NO.
Mientras tanto, Ella se abre paso y continúa transcurriendo, queramos o no, marcando el tempo, el orden y el ritmo.

Y en esos momentos en los que la vida nos da un vuelco, es cuando sale todo lo que llevamos dentro, sea lo que sea.
(impotencia, insatisfacción vital, estrés, rabia, rechazo, enfado, frustración, impaciencia…).

Podemos echarle la culpa a cualquier suceso exterior (porque vivimos siempre reaccionando a lo que ocurre de piel para afuera), pero lo que salga de uno cuando la vida le aprieta, no va a depender sólo de la circunstancia que estemos viviendo, sino de lo que hemos ido dejando que se almacene en nosotros y nos construya internamente.
Es decir, lo que sale es lo que ya tienes adentro.
Nuestro único libre albedrío es la capacidad de elegir cómo reaccionamos a lo que nos sucede en la vida, por lo tanto
SÍ puedes decidir lo que se va acumulando dentro de ti.

¿Cuál sería el sabor de un zumo de ti mismo?
¿De qué estás hecho en tu interior?
¿Qué emociones son las que te sustentan?
¿Cómo es la savia que te recorre?
¿Hay ira, resentimiento, miedo, rencor, odio, tristeza…?
¿Hay gratitud, compasión, bondad, amor, alegría…?

¿Qué le das tú a la vida?
El Regalo de la Vida es especial, maravilloso y único para cada uno de nosotros…

Somos Hijos de la Vida y es ella quien nos permite habitar en este plano de la existencia durante un tiempo limitado, sólo nos pone una condición y es que desde el momento mismo de nacer, aceptemos llevar una indisoluble compañera de viaje… la Muerte.

Vivir // Morir es como una única moneda que tiene dos caras y no se pueden separar… en consecuencia el regalo de la vida es finito.
Siempre caminamos hacia el final… desde el minuto cero.
Lo que ocurra en el trayecto depende en gran medida de uno mismo, de lo que vas metiendo en tu “mochila” y con lo que estés alimentando tu alma…

Morimos como vivimos, sólo te llevas la energía que portas, por eso es tan importante todo aquello con lo que vayas vistiendo tus días y lo que acumules dentro de ti… aunque casi nunca somos conscientes de la importancia que tiene.
Es decir que, el vivir es un proceso activo y cuando mueres te llevas la cosecha de lo que has ido adquiriendo en el viaje.
Por desgracia es muy frecuente que vivamos en guerra, peleados con el mundo y también con nosotros mismos…mientras tanto la vida pasa y se nos va escapando por las rendijas de cada día sin apenas darnos cuenta.
Pero cuando el tiempo de tu presente ha expirado, se acabó, no hay “bola extra” y en ese momento, ya podemos ofrecer mil plegarias, resistirnos, suplicar e intentar trueques o trucos, que…
No se puede negociar con la vida, porque la Vida ES y ella decide.
Es la dadora y portadora de esa chispa vital que alimenta la energía que nos sostiene y somos atravesados por ella durante un tiempo determinado.
Cuando ese período finaliza, la Vida sigue existiendo, pero nuestra forma corpórea no.

Creo firmemente que todo tiene un “para qué” y que nada es casualidad, aunque no podamos verlo con claridad en el momento que ocurre.
Pienso que sería muy bonito poder confiar en la Sabiduría de la Vida porque siempre tiene un propósito y uno de los propósitos de la Vida es que podamos evolucionar en Consciencia.

ZUMO DE AMOR PROPIO O ZUMO PROPIO DE AMOR
El Amor es la Fuerza Universal, la Esencia de la Vida y el mayor Poder del Ser Humano.
Eso es lo que nos llena de esperanza, serenidad y confianza.
Nuestro sentido último de la existencia es encontrar ese Amor dentro de nosotros, es Ser Amor.
¿Y si tratásemos de conseguir SER en Vida ese Zumo Propio de Amor?

Somos un Ser con Consciencia que da Vida a un cuerpo físico.
A veces no podemos curar el cuerpo, pero sí podemos sanar nuestra alma… porque todos los caminos conducen al Alma,
ese lugar donde existen todas las posibilidades infinitas que podemos llegar a ser.
Es como un “Agua primigenia o Fuente de Vida eterna”, generalmente inconsciente, pero siempre presente y cuya energía permanece.
Es un “recuncho” de armonía en calma, único y personal.
Y podemos llenar de paz y significado el camino hacia el final.

No hay nada más poderoso que esa Consciencia del Alma junto con la inmensa Fuerza del Amor.

CUANDO SE DISUELVEN LAS BARRERAS INTERNAS,
LAS EXTERNAS SE CAEN SOLAS Y ENTONCES
EL ZUMO DE TU VIDA ESTÁ LISTO.

Como decía Pablo Neruda:
“Si nada nos salva de la Muerte, al menos que el Amor nos salve de la Vida”.

Dra. Pilar Morán

 

A %d blogueros les gusta esto: